Galería de Raros: El Recluta Patoso

En colaboración con el gran H.L, que precisamente no es un recluta patoso.

 

Hoy nos vista en nuestra sección El Recluta Patoso(en adelante RP).

 

El recluta patoso es un individuo que aparece de vez en cuando en las empresas y al que se detecta nada más incorporarse a las mismas. Es tan fácil reconocerle porque carece de asertividad, diplomacia y que además goza de un destacable defecto: el don de la inoportunidad.

 

RP no sabe cuando es el momento idóneo para dirigirse a sus superiores, siempre encuentra la peor situación para preguntar por aspectos relacionados con su trabajo. Al estar falto de humildad y no reconocer sus carencias no sabe cómo debe tratar con la gente que le rodea.

 

RP carece de todo tipo de habilidades sociales. En lugar de minimizarlas y trabajar en su mejora, alardea de un incomprensible sentido del humor para con sus colegas de trabajo que en poco tiempo le confieren un aura de “malasombra” y “torpe” difícilmente salvable en un futuro inmediato. RP puede seguir siéndolo hasta que es identificado y señalado por sus compañeros.

 

El RP tiene una serie de “cualidades” fácilmente reconocibles:

 

  • Es teórico hasta la extenuación y repite la “letra” de los manuales de una forma sistemática.

 

  • Es reiterativo porque cree que sus compañeros no han entendido los “tópicos” de manual que él dijo por primera vez (eso cree él).

 

  • Se cree en posesión de la verdad porque no escucha y por consiguiente, no aprende.

 

 

  • Es servil, como buen recluta patoso, para con sus superiores y casi siempre se disfraza de “SISEÑOR” (ver zorro plateado) cuando vienen mal dadas.

 

El RP es difícilmente reconducible por parte de la empresa salvo que “la llamada de atención” le venga de arriba. Las características innatas de este RP le impiden el cambio.

 

Compadecemos a las organizaciones y sobretodo, a los compañeros de esas organizaciones que lo sufren.

 

Como tratar a los RP.

Definir las competencias que debe tener las personas en la empresa.

Realizar evaluaciones competenciales.

Hacer planes de adecuación persona puesto.

Tomar decisiones.

 

Todas las competencias se pueden desarrollar, pero se necesita algo básico:

Humidad para reconocer las cosas.




    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: